El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

viernes, 20 de junio de 2014

Maraton de Nueva York, premio Príncipe de Asturias de los Deportes: se les ve el plumero.

La Fundación Príncipe de Asturias ha concedido este año 2014 el premio en la categoría de Deportes a la Maratón de Nueva York. El fallo reconoce la destacada trayectoria de la prueba deportiva que se inició en 1970 y que ha trascendido hasta convertirse en un acontecimiento de integración social, espíritu ciudadano y repercusión mundial. El jurado del galardón también estima que los organizadores de la popular prueba han "contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión del deporte”. El jurado del Premio, considera que el Maratón de Nueva York "simboliza la mejor convivencia entre el deporte aficionado y el profesional", que aglutina a más de 50.000 participantes".
Efectivamente, puede afirmarse todo lo anterior sin sonrojo, pero, ¿realmente los organizadores de la Maratón de Nueva York pueden considerarse depositarios de los valores que se definen en los que has de ser candidatos al galardón? Recordemos:
"la persona, institución, grupo de personas o de instituciones que, además de la ejemplaridad de su vida y obra, hayan conseguido nuevas metas en la lucha del hombre por superarse a sí mismo y contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión de los deportes".
¿Cuántas organizaciones de eventos podrían cumplir con esta propuesta? Igual que la maratón de NY, de igual manera está la NBA, la organización de la Super-Bowl, el mundial de futbol,… Todos ellos contribuyen con su esfuerzo, ¿de manera extraordinaria?, al perfeccionamiento, cultivo, promoción,… Efectivamente, todas ayudan a la difusión del deporte, pero sin olvidar que todas, todas, son un negocio privado muy lucrativo, donde la excusa del deporte sirve para conseguir un objetivo totalmente respetable que es el lucro de una determinada organización o grupos de personas. Desde el momento que la organización de esos eventos deportivos buscan como principal objetivo el lucro, en mi opinión, la contribución al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión del deporte queda apantallada en el concepto de “esfuerzo” y “de manera extraordinaria”. Para mí la palabra “esfuerzo” y el concepto “de manera extraordinaria” no está asociado al mega-lucro económico y los intereses asociados con la Maratón de NY, o la NBA, la Super-bowl,… Hay muchas entidades y deportistas ejemplares que cumplen con las bases del premio y que, por el contrario, lo hacen sin ánimo de lucro. Obviamente no son tan mediáticas. Pero quizás más ejemplares. Si la fundación de los premios quiere transmitir a la sociedad que se quiere realmente premiar “esfuerzo extraordinario”, debiera evitar premiar organizaciones cuyo fin último es conseguir dinero, aunque colateralmente conlleven una excelente promoción del deporte.  Eso sí, estos nombramientos aseguran más portadas en medios de comunicación que otras de menor “relumbrón mediático”, y aquí es donde se le ve el plumero a la Fundación: ¿se elige a los premiados por sus méritos, o por la repercusión mediática que los premiados pueden proporcionar? ¿Estamos premiando el esfuerzo, o premiamos a quién nos puede dar más repercusión internacional? Francamente, vista la lista de premiados, abunda mucho de esto último.
Yo he corrido la maratón de NY y, posiblemente, si hoy corro maratones es porque un día vi por la televisión el puente de Verrazano lleno de corredores. Pero para correr la maratón de NY hay que ser un privilegiado, porque además de la forma física que requiere su preparación, es necesario tener una buena cantidad de dinero. Si no hubiera miles de privilegiados capaces de gastar esa buena cantidad de dinero todos los años, la maratón de NY no existiría. Para premiar el esfuerzo de muchos deportistas ejemplares merecedores del Premio Príncipe de Asturias no es necesario contar con la capacidad económica de miles de privilegiados que corren por NY cada año. Señores miembros de la Fundación Príncipe de Asturias, sean ejemplares con sus nombramientos, y no dejen se les vea el plumero. Este premio, pulcramente justificado, es una bofetada para muchos deportistas ejemplares.


3 comentarios:

Rafael Gonzalez Martinez dijo...

Totalmente de acuerdo con el artículo.
El premio a mi particular parecer quedó totalmente desprestigiado el año que se le dió a Iker Casillas y Xavi Hernandez, porque?, pues independientemente que los dos ya lo tenían anteriormente por ser miembros de la selección nacional de Fútbol que se lo llevo un año antes, la argumentación de resaltar los valores de la amistad en el deporte, cuando en realidad lo que habían hecho era mediar en una discusión o pelotera que se había montado previamente en un partido Barça Madrid, para que las "aguas volvieran a su cauce", con todos los respetos una autentica paletada, máxime cuando se le quiere dar al premio un carácter internacional, no dejando de ser esto una discusión "local" de nuestra liga de fútbol doméstica.
Desde ese año los premios no tienen excesiva consideración por mi parte.

RA dijo...

De acuerdo contigo. Ya puestos, el Maratón de Boston me parece más ejemplar, eso de salir a las calles después de lo que paso es un claro ejemplo de superación de la adversidad. Y allí correr, jamás será solo correr.

Celina dijo...

Wow, creo q no se puede expresar mejor, creo q el fin de este premio como bien dices es la repercusión mediática

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s), 2017 (3h 58m 12s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano