El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

lunes, 22 de julio de 2013

I Maratón Misteriosa (Trescasas, Segovia)


El pasado domingo, el 21 de Julio, corrí una Gran Maratón, la I Maratón Misteriosa (Trescasas, Segovia). Fue una maratón misteriosa, clandestina, que corrimos 24 amigos en un circuito abierto y que conseguimos acabar 21. Es la maratón con menos participantes que he corrido (hasta ahora era Toral de los Vados, León).  Una maratón puede ser grande por muchos motivos: por su organización, el número de participantes, el entorno,… Y esta es una Gran Maratón por muchos motivos. La ha organizado Javi Sanz, coleccionista de maratones, que además la corrió con nosotros. Otra cosa no será, pero de Maratones, Javi sabe. Y ese saber, junto con un inmenso cariño, lo ha volcado en la organización de esta maratón. En el empeño le ayudaron su familia y la de su (nuestro) amigo Luis Barba, que por colaborar renunció a correrla, lo que aún le da más mérito. Luis coordinó el avituallamiento, en el que también colaboraron nuestras mujeres y acompañantes. Gracias a todos ellos vivimos una experiencia inolvidable.
Previo a la Maratón.
Mi mujer Ana y yo nos presentamos en la Casa del Tío Telesforo  el viernes por la noche. Javi nos enseñó con detalle la casa, en la que todo es un homenaje a la Maratón. Cada habitación está dedicada (y decorada) a una gran maratón (de entre las muchas que Javi ha corrido): Marrakech, Pekín, Roma, Paris, Londres, Berlin, Nueva York,… Nuestra habitación era la dedicada a Berlín, la número 3, que fue además el dorsal que se me asignó para la carrera. La casa está decorada con mucho mimo, y se ve que con mucho cariño. En el salón podemos encontrarnos una vitrina con todas las medallas de las maratones corridas por Javi. En el sótano hay un fabuloso gimnasio. Frente a la casa nos encontramos el Pico de la Atalaya, que supone un reto permanente a todos los corredores que visitan la casa. Existe el reto de conseguir el mínimo tiempo corriendo hasta la cima y vuelta, campo a través. El record actual está en 53 minutos. El sábado por la tarde, antes de la maratón, Javi (de nick Hinojo en el Foro de Carreras Populares) se pegó una subida de aperitivo en menos de una hora. Javi Sanz homologa los tiempos de los que se atreven. La casa del Tío Telesforo es un buen sitio para pasar unos días para corredores que quieran un lugar agradable para correr, en un entorno muy bonito y con un buen gimnasio para complementar los entrenamientos.
El sábado lo dedicamos a turismo, que en la zona donde estamos es de muy alto nivel: La Granja, Pedraza, Palacio de Riofrío,…
Por la noche, cena de la pasta, organizada en la casa rural. Macarrones con tomate y pollo a la plancha regado con cerveza y vino.
La organización.
Podríamos decir que muy buena. Teniendo en cuenta el tipo de carrera que era, perfecta. Es una maratón clandestina, por lo que no podemos esperar calles cerradas, indicaciones,… Se organizaron tres grupos a tres ritmos para evitar pérdidas, pero además uno de los participantes, Gerardo, hizo de ‘corredor escoba’. El avituallamiento perfecto, como en las mejores carreras. Agua y bebidas isotónicas. Control de paso en cada avituallamiento. Dorsales personalizados (cortesía de Carreras Populares), y al final, platano, turrón, cerveza, más agua e isotónicas y hasta trofeo de “finisher”. ¿Se puede pedir más a una carrera así, donde además no hay inscripción?. Piscina disponible para darse un baño al final.
La carrera.
La carrera es un reto para cualquier maratoniano. Es un circuito en asfalto, con algunos pequeños tramos que se corren en una vereda de tierra y con un buen desnivel. Como decimos los corredores, “dura de cojones”.
Antes de las 8 de la mañana, casi una hora antes, la casa andaba revolucionada. Los nervios previos a toda maratón. Nos fuimos aglomerando corredores y familia en la puerta de la casa, donde iba a ser la salida. Allí foto histórica. Y Javi tuvo otro gran detalle. Nos trajo, para dar la salida, a Agustín Fernández, campeón de España de Maratón en 1975 y dos veces olímpico de maratón, todo un lujo.
La carrera empieza cuesta abajo, en dirección a Segovia. Pese al ambiente festivo que había antes de la salida, los primeros kilómetros los hicimos en silencio, un silencio un poco raro. EL ambiente estaba muy húmedo por la lluvia que había caído por la noche, y pese a que la temperatura era agradable, la alta humedad nos puso a sudar a todos rápidamente. El grupo que iba a 4horas 30 minutos, se quedó rápido descolgado, pero el resto arrancamos juntos. Ibamos tan callados, que Angelín, llegó a decir “¿qué pasa, que ya os estáis reservando para  el hachazo final, cacho perros…?”. Era una maratón de amigos, pero una carrera, aunque misteriosa, es una carrera. El ritmo era algo más rápido de lo previsto, pero era cuesta abajo y aun no hacía mucho calor.
Pronto nos llevamos la primera alegría, en el km 5 con el primer avituallamiento. Allí estaban nuestras parejas y amigos con los primeros ánimos…
AL llegar a Segovia, primeras dudas al callejear, pero al final no había pérdida, había que subir al Alcázar. Subir significa cuesta enorme. Primera pendiente potente y por primera vez se rompe el grupo de delante. Nos ponemos en fila. Tremenda cuesta. Después de coronar el Alcázar, comienza un suave descenso por el centro de Segovia hasta llegar al Acueducto, donde empieza otra vez la pendiente hacia arriba. Hay que “subir” hasta la granja. Para entonces un gran grupo se había vuelto a formar en la cabeza de la carrera.
Se van sucediendo los avituallamientos y las anécdotas.  Pasado Segovia, hacia el 20, se retiran Angelín y Antonio (Angelín iba a correr solo 10 ó 12 porque venía tocado). Pasada la media, casi nos arrolla una manada de vacas jaleadas por sus pastores a caballo. Cruzaban la CL-601 y a punto estuvimos de despistarlas hacia la carretera. “Que me la montáis…!!!”, gritaba el pastor, y qué razón tenía. En ese tramo es cuando más temíamos la aparición de la Guardia Civíl (íbamos por un carril bici donde estaba prohibido circular peatones), pero no aparecieron. Pasada la media, preciosa vista del Embalse del Pontón Alto.
Y sigue la cuesta hacia la Granja. Y se vuelve a romper la carrera.  Al coronar, otro avituallamiento y enfilamos hacia Valsaín por un precioso camino. Por equivocación cogimos un sendero lateral (para evitar la carretera) que nos metió una cuesta de pendiente increíble, y de propina. A la vuelta no dejamos el sendero de la carretera, claro. De pronto, sin una nube encima de la cabeza, nos cayó un chaparrón. Javi Martín comenta “claro, en una Maratón misteriosa, lluvia misteriosa…”. No nos vino mal porque ya hacía mucho calor.
Al volver a entrar en la Granja, y después del avituallamiento, enfilamos los jardines del Palacio, dentro de los cuales alcanzamos el punto más alto de la carrera. Pese a la dureza, un lujazo. Los guardias del Real Sitio alucinaban. Luego nos contaron los compañeros que llegaron detrás que al final hasta hacían de guía del camino a seguir. Al legar al Mar, nos damos la vuelta y empezamos a bajar. Es el momento de la verdad de todas las maratones, allí donde no queda nada de lo que echar mano, allí donde no se sienten las piernas y uno se pregunta dónde están las rodillas.
Pero antes de llegar a casa, la carrera tenía otra sorpresita. Entre el 34 y el 38 una cuesta largúiiiisima. Cuando parecía que acababa, seguía y seguía. Cuando por fín llegas al cruze que lleva a la Casa, a la meta, oigo a Javi sanz que venía detrás “hay que dar una revuelta para completar el recorrido!” y, efectivamente, miro el GPS y marca poco más de 41 km. Efectivamente hay que dar una revuelta al pueblo. Y hacia allá me dirijo con Javi Martín que se había puesto a mi lado un par de kilómetros antes. La revuelta se hizo eterna. Al final vimos la casa y llegamos. Una más. Cansados, pero muy, muy satisfechos. Orgullosos de haber participado en esta I Maratón Misteriosa. Al final fueron 43 km (según el GPS).
Aplausos de los ya llegados, familia, amigos. No hay una multitud, pero nos sentimos igual de bien. Y según van llegando los compañeros (y nuestra única compañera, la brava Idoia), vamos acogiéndolos con cariño y aplausos. Cuando llega Julio Verdejo, con Gerardo, últimos en llegar, estamos todos esperándoles con una ovación: “campeones, campeones, oe, oe, oe”.
Inolvidable.
Aquí va la clasificación de los afortunados que hemos corrido esta carrera:
1. Carlos Utrilla 3:41
2. Teo F. Conde 3:41
3. Miguel Campos 3:47
4. José Luis Ramos 3:47
5. Melchor Sáiz-Pardo 3:47
6. Raphael Curtil 3:47
7. Andrés Fernández 3:49
8. Javi Muñoz 3:57
9. José Manuel Torralba 3:57
10. Javi Sanz 3:58
11. Javi Martín 3:58
12. Jorge García 4:06
13. Pepe Turón 4:11
14. Emilio Diago 4:11
15. Abel de Frutos 4:11
16. Ray Naranjo 4:40
17. Luis Simó 4:46
18. Idoia Esnaola 5:01
19. Antonio Huerta 5:01
20. Gerardo Sánchez 5:35
21. Julio Verdejo 5:35
Angel Granizo (retirado en el 20)
Antonio Jurado (retirado en el 20)
Francisco Saavedra (retirado en el 30)
La post-maratón.
Acabamos celebrándolo en un asador cercano (por el que pasamos dos veces en la carrera) con comida típica segoviana: picadillo, judiones, morcilla,… y claro cochinillo y cordero a elegir.  Por culpa de la ley antitabaco no pudimos ver a Hinojo disfrutar de su puro de finisher, aunque si pudimos oírle cantar un par de arias.
¿El futuro?.
Javi dice que la II Edición es un misterio. Solo espero que si se organiza, los que ya la hemos corrido tengamos enchufe para poder volver a correrla.
Aquí está el recorrido.

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano