El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

viernes, 16 de diciembre de 2011

Maratón de Castellón (2011)

Después de mi participación en Berlín en el mes de septiembre, con un verano de duros entrenamientos con calor y humedad, la Maratón de Castellón me la planteaba como una propina para acabar la temporada. Si es que llamar propina a una maratón fuera correcto. Porque una maratón es una prueba que exige siempre mucho a los que la corren y que uno sabe cómo empieza pero nunca como acaba. Mi idea era salir “a ver qué pasa”, ya que mi preparación, a excepción de una tirada larga, básicamente consistía en vivir de las rentas de Berlín.

La maratón de Castellón tenía además otros alicientes. Iba a participar arropado por algunos amigos del Club Maratonianos de Leganés (Jose –el pollero-, Jose –el Presi-, Felix, Alejandro) y por Antonio Gallardo, nuestro entrenador en la Universidad. Diversas circunstancias, incluyendo alguna lesión, impidieron que se nos unieran a la aventura compañeros de entrenamiento como Jorge y Carlos. Otros amigos de Maratonianos de Leganés también corrieron (como Javi, el Monstruo de Leganés), pero al estar en otro hotel no pudimos compartir con ellos mucho tiempo.

Es esta una maratón bastante bien organizada y con muy buen trato al corredor. La feria del corredor es algo discreta y como único fallo, el hecho de que los dorsales no reflejaban los puestos de salida en los cajones, por lo que mucha gente, el día de la carrera, tuvieron que salir desde lugares que no les correspondían por marca. Algunos con más suerte consiguieron un distintivo que les permitía mejorar de corral, pero muchos se vieron relegados a peores lugares de salida. La bolsa del corredor bastante correcta, incluyendo una camiseta técnica de manga larga.

La maratón sale a las 9 de la mañana desde el puente de la Universidad Jaume I. Después de un sentido homenaje a una corredora ausente, se dio la salida con una emocionante mascletá. El ruido provocó que un perro se asustara y su dueña se lanzará tras él, estando a punto de provocar un enorme y peligroso barullo justo delante de la línea de salida. Muy bien organizados los avituallamientos, con abundante agua, isotónicas, frutas, geles,… Muchos voluntarios muy animosos. El recorrido de la maratón transcurre zigzagueando por toda la ciudad evitando pasar dos veces por el mismo sitio, pero provocando muchos giros a 90 ó 180 grados y numerosas idas y venidas por largas avenidas. El suelo en mal estado por culpa de obras, es otro inconveniente en muchos kilómetros de la carrera. El recorrido se hace algo aburrido, especialmente en su excursión al Grau (en la primera media) y por el paseo por la Ronda de Circunvalación (en la segunda). Cuando la carrera pasa por el centro de la ciudad, en algunos puntos, se concentra mucho público, que para sorpresa de los corredores foráneos (la mayoría), solo animaban a sus paisanos a los que conocían, permaneciendo en silencio el resto del tiempo. Alguien debiera explicarles que en una maratón, todos merecemos ánimos y que el colorido de una ciudad lo dan no solo con su presencia en las calles, sino con sus gritos de ánimo para todos.

Mi maratón fue muy buena, a pesar de que sufrí mucho los últimos 12 kilómetros. Pero eso siempre pasa cuando vas al límite de tus posibilidades. Hasta el kilómetro 29 fui con la compañía de Alejandro, que ahí se le acabaron las fuerzas. Pude mantener mi ritmo (entre 4.25-4.40/km) hasta el kilómetro 32. A partir del 33 fui cediendo 20 segundos por kilómetro (5min/km), llegando a un minuto en el 38 y el 39 (5.30/km). Los últimos dos, animado por la cercanía de la meta, volví a 5 minutos el km. En los últimos 200 metros, al ver que podía bajar de 3h 20m, esprinté, pero no lo conseguí por culpa de unos pocos segundos. Acabé totalmente exhausto, pero feliz al haber bajado tres minutos mi mejor tiempo en maratón. Mucho más de lo que esperaba al empezar la carrera.

En la llegada a meta, muchas atenciones al corredor. Voluntarios te quitaban el chip de la zapatilla. Una toalla de regalo para darte algo de calor. Amabilidad. Bebida abundante (cerveza, isotónicos, zumo, agua). Pizzas y dulces. Masaje (si uno tenía un poco de paciencia). Cubos con agua y hielo para poder meter las piernas. En conjunto se puede decir que trato exquisito.

Pero nuestra expedición sufrió en sus carnes lo mejor y lo peor de la maratón. Además de mi alegría por esa “mmp”, los dos más veteranos, Antonio Gallardo y Jose –el Presi- llegaron primero y segundo en sus respectivas categorías de veteranos, por lo que se fueron a casa con un bonito trofeo. Pero la cruz la vivieron nuestros tres compañeros de viaje. Jose –el pollero- no pudo acabar por una lesión (fue lo suficientemente inteligente para retirarse en el km 30); Felix también se lesionó casi en el 40, pero consiguió acabar casi diez minutos por encima del tiempo que quería hacer y Alejandro, compañero mío de viaje hasta el 29, se topó con el muro y se fue hasta casi las cuatro horas. Es lo que tiene la maratón, que te lo puede quitar todo cuando ya piensas que lo tienes en la mano. Con ese sentimiento agridulce volvimos a casa por la tarde.

Recorrido

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s), 2017 (3h 58m 12s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano