El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

domingo, 30 de septiembre de 2012

Cerrar el círculo: hablar de correr.


Un día empiezas a correr, después empiezas a escribir “sobre el correr” (¿cuantos blogs de corredores hay?) y ayer impartí mi primera conferencia sobe “el correr”.

Desde hace unos pocos años colaboro con una ONG (“Solidarios”), que entre otras cosas organiza actividades culturales en cárceles de Madrid. Hasta ahora había participado en estas actividades siempre dando conferencias técnicas, científicas, por supuesto que de divulgación, pero siempre centrándome en mi actividad profesional como profesor de Ciencia e Ingeniería de Materiales en la Universidad. Antes del verano, cuando hablé con Álvaro, el responsable de la ONG para ver si programábamos alguna charla en este primer trimestre del curso, se me ocurrió la posibilidad de hablar sobre esta pasión que es correr maratones. A Álvaro le pareció buena idea y hoy, por fín, he dado mi primera conferencia “no profesional” sobre el correr: “Viajar para correr: la Marathon de Nueva York”, en la Carcel de Valdemoro.

Y el resultado ha sido muy satisfactorio. Igual que en las otras ocasiones, en una cárcel se tiene un auditorio muy entregado, agradecido.  A una semana de la maratón de Chicago, hablar de la maratón de Nueva York, ha sido un auténtico privilegio y una manera de canalizar la emoción que se siente antes de una Major. Han sido casi 60 minutos de charla y más de 30 de preguntas, curiosidades, inquietudes. La maratón de Nueva York es un icono en este mundo de las carreras, pero además la ciudad de Nueva York es un lugar común para mucha gente. Uno de los internos que estuvieron escuchándome ha vivido en NY muchos años y mi charla le devolvió, durante un reto, parte de su libertad. Ya he cerrado el círculo: correr, escribir, hablar,…

domingo, 23 de septiembre de 2012

A dos semanas de la maratón de Chicago


Las maratones se empiezan a correr mucho antes del día D. Yo empecé a correr maratones el día que, andando por mi ciudad, me crucé con una de ellas. Me prometí a mi mismo que algún día completaría una Maratón. Por aquel entonces, no solo no corría de forma habitual, sino que la idea de correr una maratón completa, 42,195 m, era algo que caía fuera de mi imaginación (nunca había conseguido correr más de 8 ó 10 kilómetros).  Como el objetivo vital era correr UNA maratón, ¡porqué no soñar con correr la Maratón de Nueva York! Esa imagen de miles de corredores por encima del que todos pensamos es el Puente de Brooklyn (y que resulta que es el de Verrazano) es muy atractiva e invita a pensar “algún día yo estaré ahí”. Pero yo no estaba dispuesto a hacer el ridículo en Nueva York, por lo que con cierta prudencia, me tracé un plan a largo plazo que incluía correr alguna maratón menos “importante” para ver si era capaz de, al menos, acabar. Y así fue como me inicié. Y utilizo la palabra “inicié”, porque el mundo de las maratones puede convertirse en una religión, o si no, en un modo de vida. En mi caso así ha sido. Para mí, hoy, correr maratones es una forma de vida que me permite vivir de forma saludable, con un peso bajo control, con ilusiones por superar retos y dentro de un universo donde conozco personas y lugares excepcionales. Una forma de vida que completa plenamente mi actividad profesional y familiar.

Tras correr varias maratones en España, decidí que ya estaba en disposición de intentar correr una Major. Y me planteé el reto personal de correr las cinco Majors. Londres, Nueva York y Boston pedían marca. Berlín y Chicago no. En mi reto personal incluí que correría esas grandes maratones por méritos propios, es decir, que en aquellos casos donde se pidiera una marca personal, así lo haría. Y siempre pensando en que en el futuro podría lesionarme o perder la forma, me conjuré para abordar esas maratones que requieren marca en primer lugar. Y así corrí, primero Boston y luego Nueva York. Eso ocurrió el año 2010. Para ello tuve que correr una Maratón por debajo de 3 horas 30 minutos, algo que no hubiera soñado cuando inicié mi camino maratoniano en el año 2004, pero que a base de muchas horas de entrenamiento y motivación conseguí en la Maratón de Oporto en Octubre de 2009. Aquél 3h 30m me abrieron las puertas de Boston, y Boston las de Nueva York. Pero aun estaba lejos de las 3h 15m que me piden en Londres. Llegó, por tanto,  el momento de Chicago y Berlín, con la mente puesta en la marca que necesito para Londres. Las dos son Maratones “planas”. El año 2011 iba a ser el año de Chicago, pero un compromiso profesional en las fechas de la maratón hizo que Berlín se colara en el camino. En Berlín rebajé mi tiempo muy cerca de 3h 20m, por lo que el objetivo de las 5 Majors parecía acercarse. El 2012 va a ser el año de Chicago.

Hace unos meses acabé mi maratón numero 18 (mi sexta maratón de Madrid). En Madrid corrí mi primera maratón, aquella que iba a ser mi única maratón. El reto de una vida. Pero cuando el virus de la maratón te contagia, la maratón se incrusta en tu vida y es difícil vivir de espaldas a ella. Y ya no mides en meses o estaciones, sino en maratones. En Madrid bajé mi tiempo de Berlin, y ya estoy a menos de cuatro minutos de los 3.15 que necesito en Londres. Cuando llegaba a meta, como siempre que se acaba una maratón, se mezclaron sentimientos muy contrapuestos. Dolor en las piernas, pero satisfacción y felicidad por la marca conseguida. Atrás quedaban, una vez más, no solo 42.195 metros, sino meses de entrenamientos, series, tiradas largas, sacrificio. Había vuelto a merecer la pena. Pero entre esos pensamientos emergió uno con fuerza: cuantos segundos por kilómetro tendría que correr más rápido en Chicago para conseguir mi objetivo. Cómo tendría que mejorar mi entrenamiento para llegar a Chicago un poco mejor. En el último suspiro de la Maratón de Madrid estaba empezando a correr la Maratón de Chicago.

Una Maratón se empieza a correr mucho antes del día D. Yo empecé a correr la Maratón de Chicago hace meses. 

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s), 2017 (3h 58m 12s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano