El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

martes, 16 de abril de 2013

Yo también soy bostoniano


La Maratón de Boston no es una maratón cualquiera. Hay muchas circunstancias que la hacen especial. Es la maratón popular más antigua del mundo, la maratón moderna pionera (se corre desde 1897). Es la única de las grandes maratones que se corren ‘en línea’, lo que imposibilita que se puedan batir records homologados. Es una de las maratones con mayor participación femenina (normalmente más de un 40%). Se corre en lunes, el día de los Patriotas (el tercer lunes de Abril de todos los años), día donde se conmemoran algunas batallas de la guerra de la independencia.  Es, creo, la primera maratón que impuso para participar tiempos de cualificación, por lo que no es sencillo poder correrla. Boston es, en definitiva, una gran carrera por muchos motivos, lo que hizo que fuera incluida desde el principio en las Marathon Majors (hoy son seis maratones en el mundo con esta categoría, además de Boston, Nueva York, Chicago, Londres, Berlín y Tokio).

Hace tres años corrí la Maratón de Boston (fue ‘mi primera Major’) y fue una experiencia única. No solo la Maratón en sí misma, sino todo lo que viví en el entorno de la Maratón fue inigualable: la organización, los voluntarios, la ciudad volcada en la carrera. Porque es en Boston donde uno se da cuenta cómo una ciudad se puede integrar en una carrera, más que la carrera en la ciudad. Allí todo el mundo vive la Maratón, mucho más que en ningún otro sitio. La Maratón es parte de Boston, y de los bostonianos.  Viven la maratón como algo muy especial y más de medio millón de personas jalean y empujan desde el ganador hasta el último en cruzar la meta.  En la crónica que escribí a mi vuelta de Boston, reviví como pude presenciar, más de ocho horas después de empezada la prueba, a la última persona en cruzar la meta. Era una mujer muy mayor, anciana. La carrera estaba oficialmente cerrada. Sin cronómetros, sin voluntarios esperando. Pero la ciudad respetó el circuito y la llegada hasta que ella cruzó el arco de meta, protegida por un coche de policía y aplaudida por cientos de personas que aún estaban allí animando.

El atentado de la Maratón de Boston, no solo ha matado y herido a personas. Estoy convencido de que la ciudad se siente virtualmente  agredida y todos se sienten víctimas, porque su Maratón, su carrera, ha sido atacada. Después de haber participado en esa carrera, de donde me traje tantos buenos recuerdos, tantas buenas sensaciones, yo me siento, para siempre, ciudadano de Boston. Y este atentado también lo siento contra mí. Hoy más que nunca yo también soy bostoniano.

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano