El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

domingo, 27 de julio de 2008

Trotando por Kunming, Yunnan, China

Acabo de volver de Kunming, China. Solo pude ponerme las zapatillas un día y fue una experiencia breve. Ante las sorprendidas miradas de los chinos con los que me cruzaba (no solo veían un occidental barbudo, ¡sino en mallas cortas y corriendo!) a los diez minutos empezó a caerme una manta de agua que me obligó a volver al hotel (no quería empapar las zapatillas, por si acaso). En diez minutos, por lo menos, experimenté la fatiga que supone correr a 2000 metros de altura (Kunming está en la región se Yunnan, una región al este del Tibet y a unos trescientos kilómetros del trópico).
Durante los días que estado en Kunming, apenas he visto ‘occidentales’, lo cual supone una experiencia interesante. Nada más salir del hotel, te encuentras en un mundo donde nadie comprende la lengua que hablas, con lo cual te encuentras solo y dependiente de ti mismo. Las ciudades chinas ya han caído en la estética capitalista: grandes almacenes ‘occidentales’, tiendas ‘occidentales’, comida rápida ‘occidental’. Cuando estos países se vuelven capitalistas, se creen que el capitalismo es EE.UU. y se lanzan a imitar lo que ellos creen que comen y visten los norteamericanos. Cualquiera de los productos que se pueden adquirir en cada una de esas repletas tiendas ‘occidentales’, necesitan del dinero de uno o más salarios medios chinos, y aun así se ve un consumismo exacerbado, lo cual significa que debe existir una enorme economía sumergida. Eso si, en cuanto te alejas de la ciudad, ves un campo donde se fumiga a mano y aun se ven arados romanos y ni una sola máquina agrícola en los inmensos campos de arroz y cereales.
Me han llamado la atención los chinos en china. Hasta ahora solo había visto chinos en nuestro entorno occidental, nunca los había visto en su propio entorno. Son muy ruidosos, tanto en la risa como en la bronca; escupen, y cuando digo escupen, me estoy refiriendo a un inmenso estruendo gargárico que puede oírse a más de cien metros antes de que lancen el fruto de la expectoración al exterior; si estás en medio de su camino, te arrollan sin contemplaciones; ensucian mucho, pero también hay mucha gente limpiando, por lo que hay un cierto equilibrio de limpieza-suciedad; en muchos sitios no te tratan como cliente, sino como algo que les molesta; el tráfico es caótico (al estilo más puro de Asia, exceptuando Japón); y es francamente frustrante tratar de comunicarte con ellos (ellos no hablan inglés y tu no hablas chino). Sin embargo a veces te muestran su cara amable, y entonces son muy amables y te sorprenden.
La región de Yunnan es preciosa. Montañas y valles, campos de arroz y tabaco, el bosque de piedra (una de las maravillas naturales más impresionantes del mundo),… Y como está a una altitud apreciable y cerca del trópico, goza de un clima fantástico todo el año (le llaman a Kunming la ciudad de la eterna primavera). Si alguien quiere conocer una China ‘distinta’, es un sitio recomendable de visitar.

viernes, 4 de julio de 2008

Toral de los Vados, según El Diario de León (23 Junio de 2008)

Todos fueron unos héroes
Maratón de Toral de los Vados
(Ramón Díez, Ponferrada)

Las altas temperaturas que se registraban incluso desde las primeras horas de la mañana castigaron a los participantes en la prueba toralense que se llevó el vasco Amutio Careaga
Los atletas que ayer se enfrentaron a los más de 42 kilómetros de que consta la Maratón de Toral de los Vados se merecen el reconocimiento público por aguantar como valientes bajo un sol abrasador, sólo mitigado por las zonas sombrías propiciadas por la arboleda, en el trayecto final de la carrera que une Dehesas con Toral, principalmente. Por eso no es extraño que se sucedieran algunos abandonos relacionados directa o indirectamente con esa circunstancia. El berciano Gustavo Silván dijo adiós en el kilómetro 28 y el hombre que iba camino de repetir victoria porque ya había triunfado el año anterior, el vasco Unai Sáez de la Fuente, tuvo que parar a un par de kilómetros para alcanzar la meta. Fue otro vasco el que tomó el relevo de Unai. Beneficiado por su abandono, Josu Amutio Careaga, un bilbaíno que descubría esta prueba, acabó llevándose el gato al agua, aunque le pesaba no haber bajado su marca de 2:33. Lo discreto, no sólo de su tiempo, si no también del resto de los participantes, se debe a ese calor agobiante que iba creciendo a medida que acercaba el final de la carrera. Emotivas fueron las llegadas de Fernando Palla, dedicando su quinto puesto a Tito, su hermano desaparecido que da apellido al Maratón, igual que Miguel Basurko que también apuntó al cielo bajo la pancarta. Elsilia Torrez, una dominicana afincada en Madrid fue la mejor entre las féminas.

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s), 2017 (3h 58m 12s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano